Cuando me perdía en Gandía.

Recordaba lo que era tener la playa a 5 min caminando de tu casa. Recordaba el calor de Gandía, la ciudad que llevé en mi, durante 5 meses. Meses de aprendizaje.
Gandía con su zona costera y su centro, era maravilloso recorrele en bicicleta. En 15 minutos ibas al centro y regresabas a la playa, alejado de todo ruido.
Con su densidad alta, edifcios bonitos. Gente muy amable y sus gatos negros y amarillentos Con sus porteros risueños, y sus niños escondidos.

Al final de cada jornada en la universidad, optaba por ir a recostarme a la arena y mirar las nubes más blancas que vi en Europa.
Sentir la arena caliente entre mis dedos, sentir la brisa, el calor, escuchar el sonido de calma del mar. El mar que contaba historias sobre Gandía y su comunidad valenciana, con su sistema de transporte ideal. Con su zona de bares y su zona de preservación natural.
Gandía de mis nubes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s