“El término es primero” – Siglo MéXXICO

“El término es primero”
Como vamos distorsionando a la ciudad desde la semántica.

“Espacio Público de Calidad” Es un slogan que se maneja con frecuencia en la actualidad, tanto por arquitectos, paisajistas, ingenieros, urbanistas, diseñadores, sociólogos y sobre todo órganos políticos; cuya finalidad es concebir a la vía pública como la representación de un espacio netamente empírico que puede, según su ideología, ofrecer condiciones modernas de integralidad en su adecuación de áreas o bien universalidad en su diseño y emplazamiento. Sin embargo, es de urgencia académica regenerar el término y de una vez por todas definir lo que es conceptualmente el espacio público. Porque así como en la ciudad, el término lo está imponiendo lo político.

Más a fondo: ni Lefebvre, ni Jacobs, ni Lynch hablan del espacio público bajo un mero valor descriptivo, más no explicativo, esto es, la calle, la plaza, el barrio, bajo términos de conjunto. Por lo menos antes de los años noventa no existe la concepción del espacio público como un sitio. Tomando como referencia a Habermas, o Kozilek, autores del pensamiento político que refieren al espacio público como el espacio de discusión y de encuentro más no como un lugar. (Delgado 2013)

 

Especular y teorizar en el espacio público es lidiar con la representación del espacio tanto vivido, como del espacio conceptual, del que si podemos disponer y desvariar, el conceptual que apreciamos en planos, en maquetas o en mapas. Pero denunciar la vía pública como espacio público y encima ponerle el apellido: “de calidad” es atentar etimológicamente y pretender imponer una ideología moderna.

Ante una urbanización sin sensibilidad y al modo del empleo del lenguaje que usamos para estudiarle, hay que prestar la mejor atención posible. Borja le describe, dedica todo un capítulo “El espacio público es la ciudad, es la calle” Refiriendo así una concepción de todo lo público en términos territoriales, como lo no privado. No se puede permitir concebir al espacio público y delimitarlo al mismo tiempo como un parque, un jardín, ya que de inicio se le está encapsulando y delimitando y por lo tanto desvalorizando el espacio físico que le rodea (calles).
La única referencia que maneja Jacobs es cuando justifica el éxito de un distrito de la ciudad, emitiendo el juicio del sentimiento de seguridad “en sus espacios públicos” y al compartirlo con extraños (1961).

La vía pública es la quinta esencia del espacio social, en donde si bien podemos asegurar sucede la aceleración del encuentro y el vínculo de los habitantes de una ciudad.

Finalmente para sacar juicios propios sobre el debate del término; el manual de diseño de espacios públicos de SEDESOL define: “El espacio público es el lugar de encuentro, de mercadeo y de tránsito en una ciudad; un lugar donde cualquier individuo tiene el derecho de entrar o permanecer sin ser excluido por condición personal, social o económica. En parques, plazas, calles y demás espacios públicos los habitantes se encuen­tran como iguales haciendo uso de un espacio común.”

Concluir con el cuestionamiento:
¿Es o no es la ciudad el espacio público? Usted tiene la última palabra.

Lo que sí es seguro, es que hay oportunidad. La ciudad es la oportunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s