Es una calle que vamos imaginando. Cada palabra compone un ladrillo de las casas que hacen la calle. Cada párrafo pensado es un inmueble construido. Nosotros llevamos en nuestra labia el poder de generar pavimento, en nuestra lengua las máquinas precisas para crear banquetas, nosotros somos la calle. Nosotros somos palabras y las palabras que conducen la calle de nuestros pensamientos. 

¿Quieres calles verdaderas? – Piensa y habla con la verdad. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s