Persuadir.

Mucho de lo que vivo a diario, se trata de convencer a las personas, de las formas en las que podemos ganar tiempo y hacer que realmente sucedan los cambios. Así me pasa en el trabajo, con los amigos y la familia.

El acto más noble que parece desprender mi ser es el de persuadir, el de tratar de convencer. La realidad que siento es la que procuro compartir.

Sí, a veces funciona a veces no.

Este 2015, he escrito poco en este Blog, ya que mis tiempos son acotados. Han sucedido varias cosas, grandes y pequeñas. Y sí, cada paso emprendido deja mucha enseñanza que se acentúan con los errores o imprevistos que abordaron o abordan mis días.

Algo que me ha cambiado la vida es encontrar la escritura de Fernando Pesoa, o en la versión que más me llena, Bernardo Soares, es impresionante su narrativa. Directa, meticulosa, realista y banal. Y me cambia en sentido de la forma en la que el pensamiento que le asignamos a alguna materia o situación conlleva tanto por sí misma, que es un ejercicio de análisis impresionante. Recomendado.

Regresé a vivir más lento, a darme tiempo para todo. Y aún así sigo corriendo de vez en vez.

Creo que mis 24 años están resumiéndose en reconciliación espiritual, consolidación profesional, reflexión diaria y mucho pero mucho café.

Quiero escribir más sobre la ciudad. Antes de que lleguen los 25, (el cuarto de siglo) seguiré subiendo el día a día.
Y también persuadiendo a mis contemporáneos de luchar y generar acciones para trascender.

FV

Regresé

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s