Me estoy dejando de imaginar a mi mismo.

De desear noches, me eh detenido.

Augurando procesos irreversibles,

me voy despidiendo.

Maletas marcadas en cada cierre.

Detenido los trenes y cada mañana.

Barceló me enseñó que lo que no necesitas

es algo de lo cual atenderte.

Atiendo entonces el sombrero,

me llevo la gabardina, que viene diciembre.

Me voy dejando de imaginar en tiempo,

por esas repercusiones que nunca dijiste,

me voy vislumbrando en escenas de callejones sin nombre

, con conciertos de rock imaginarios.

Me voy haciendo espacio

y mirando los brazos, no rodeados de luz de ti.

Aprendiendo lecciones que uno no pide.

Más con esto hay lecciones,

de como empacar,

de como dejar que el tiempo haga lo suyo.

Lecciones de viento que soplaba en tu cabello,

lecciones de tus humos cerca de mi.

Dejamos de ser y sabemos.

Lo que el tiempo y espacio nos concedió,

hoy cada memoria guardada

en los días transparentes, se llenan de un humo

un tanto asfixiante, un tanto te quiero,

un tanto te dejo,

un tanto me quedo.

Las maletas siempre estuvieron empacadas, de tiempo, no tanto de espacio. 11198861_1078814358814301_1107219480_n (1)

Me llevo los lápices, el bolígrafo de Daniel.
Me llevo los relojes que se descompusieron.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s