Una noche de mayo me pregunté sobre las decisiones que he emprendido. Cada una de las conclusiones de esa noche me llevó a escribir sobre las ganas diversas de emprender un silencio.

¿Qué es el silencio para mi? Ausencia de determinación sobre los días, un estado pasivo de desasosiego.  Abstención de las acciones a favor de la comunicación interpersonal. Llegar a un único y solemne silencio para la vida.

Toda esta paz imaginada se ha ido construyendo con largas meditaciones sobre el estado real que guarda la vida. El silencio sirve para respirar en paz. Lo más difícil de mantener ese silencio has sido tú.

El estado de no ser.

 

9,946 días vividos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s